diumenge, 8 de setembre de 2013

La columna de Manuel Vicent


Una de las razones por las que compro El País los domingos es la columna de Vicent.

Me parece un salmo o un aleluya laico a la vida, me hace sentir en un epicúreo día del señor -o de la diosa madre.

Casi todos sus escritos contienen una analogía como núcleo central, no se trata de aislar un fragmento, ya que todo el texto está motivado por una metáfora que lo engendra.

Así sucede en columnas antiguas como "Manantial" o en la de hoy mismo: "Compro oro". Son, también, valioso oro.

Pueden leerse escuchado, por ejemplo, el Aleluya de Bach.