dijous, 15 d’agost de 2013

Santiago Roncagliolo (2009), Memorias de una Dama. Madrid: Alfaguara

La distancia irónica impregna la visión del narrador. Quizás por ello, los grandes temas aparecen desprovistos de solemnidad e impregnados de vida cotidiana.

El desarraigo:

"He sido una extranjera de mí misma" P. 232.

La dama real con sus hijos: Nelia Barletta
La lucha contra el olvido que mantiene toda literatura:

"Diana había sido un enorme fajo de billetes ambulante. Ahora, todo lo que quedaba de ella era un montón de palabras, quizá ya cuatrocientas páginas para que los gusanos no se comiesen su memoria. El libro tenía que publicarse (...)
Me importaba que existiese, que llegase a la República Dominicana y Cuba, que lo leyesen sus personajes y sus apellidos se ruborizasen al menos un poquito al ver lo que se habían hecho a sí mismos."

Hicieron más que ruborizarse: la novela fue censurada en Republica Dominicana y no distribuida en otros países.

El tema histórico-social:
Amadeo Barletta, en la novela Giorgio Minetti
" De repente, todo el cuadro empezó a cobrar sentido. Gómez había pulsado las teclas exactas para soltarle la lengua al americano (...) Mitchell se lanzó con una larga parrafada sobre las grandes familias de la era Trujillo y empezó a contar el papel de Giorgio Minetti durante la dictadura, un papel mucho más interesante, oscuro y ambiguo del que yo había imaginado hasta entonces. " P. 51-52.

Y la magnífica parodia del mundillo editorial en el que aparece un personaje con el nombre del autor, quizá para disimular lo que pueda haber de él mismo en el narrador:

"Txema (el editor) prometió leer el manuscrito y se fue con Roncagliolo a algún lugar al que no me invitaron. Yo deambulé por la ciudad (Barcelona) esperando el tren de la noche y bebiendo una copa en cada cervecería que encontré abierta. (...)
De regreso a Madrid, me senté a esperar una respuesta junto al teléfono en mi casa. Ya no tenía muebles. Usaba unas toallas como colchón.
Por las noches dilapidaba lo que quedaba del dinero de Javi emborrachándome con desconocidos sólo para contarles la historia de Diana.(...) Podía pasar toda la noche embriagándome con la historia, y inventado nuevas mentiras..." P. 249.
Ironía y reto en la mirada del escritor
O verdades... Quizás el Roncagliolo autor se emborrachó de esta historia que es trasunto de la vida de: Nelia Barletta, quizás se ha visto obligado a no reeditar la novela, quizás por ello no aparece esta obra entre sus creaciones en la web de editorial Alfaguara y quizás algo más que cotilleo literario.



Otra vez, las fronteras entre ficción y realidad se difuminan.