diumenge, 13 d’abril de 2014

Mª Ángeles Cabré (2013), Leer y escribir en femenino. Barcelona: Aresta Mujeres


Principio valiente con una analogía potente: la literatura ha estado escrita, para las mujeres, en otro idioma: el masculino. Se trata, pues, de encontrar las claves de nuestro propio lenguaje: leer y escribir en femenino.

La educación patriarcal nos ha educado para leer en este "idioma" masculino que se "esta adherido a nuestra piel como un tatuaje". P. 37.

"Pero las escritoras demostraron una gran tenacidad siendo esa hiedra que trepa con enormes dificultades por una pared lisa, un empeño tan sólo comparable con la vegetación que crece en la ladera de un volcán y, tras la erupción, vuelve a verdear". P. 211.

Ahora, aunque en una mejor situación, la desigualdad es todavía notable y encasillar a la mujer escritora en la etiqueta de "literatura femenina" peligroso, claro que "se nieguen las escritoras, a formar todas juntas un magma indefinido que impide que se singularicen." P. 240.

Mª Ángeles Cabré tiene esta fuerza volcánica y lucha por encontrar el equilibrio entre feminidad y universalidad. Me parece muy acertado recuperar la metáfora de la "mirada tuerta" de Montserrat Roig.

Continúa siendo un reto escribir "desde otro lugar" y también dejar de ser "islas flotantes" y dejar de escribir "desde los márgenes, expulsadas del núcleo duro de la creación." 

¿Hasta cuándo?