dimarts, 8 de desembre de 2015

Federico García Lorca (2015), El público. Tarragona: Arola editors (Textos a part. Teatre contemporani 44)

Teatro vanguardista y a la vez anclado en la tradición: desde Esquilo hasta Calderón, pasando por la Comedia del Arte y por Shakespeare. 

La gestación del texto se enmarca con las farsas tragicómicas como Amor de don Perlimplín y Belisa en su jardín,  con Poeta en Nueva York,  y con los Poemas del amor oscuro. También con la amistad con Dalí y Buñuel creadores del film: Le chien andalou, con el cine mudo y, principalmente, con el único guión de película escrito por Lorca y tanto tiempo perdido, Viaje a la luna.

Film de Federic Amat 


Más que nunca, El Público es una gran construcción simbólico-alegórica que clama por la libertad y por la ruptura de estereotipos. Las metáforas son incontables y, siguiendo la doctrina surrealista, lo real y el imaginado se separan al máximo: Romeo puede ser un ave o un grano de sal, Julieta una piedra o un mapa. Es igual, el amor no sabe de etiquetas, ni de nombres ni de fronteras.

Muchas veces estas metáforas me traen a la memoria la imagen de una pintura o de un fotograma, aunque no se relacionen exactamente con el texto, aunque sean imágenes que nunca contempló Lorca.


Picasso, Las señoritas de Avinyó

No soy una esclava para que me hinquen punzones de ámbar en los senos.


Magritte, Nubes


... aparece un cielo de nubes largas, vivamente iluminado,





y una lluvia lenta de guantes blancos, rígidos y espaciados.


Imágenes que dejan un poso de inquietud y belleza, de pasión y compasión y que me acompañan, después de la lectura como si despertara de un sueño revelador.

Teatro vanguardista influido por el surrealismo y precursor del teatro del absurdo, teatro de provocación y denuncia, teatro que invita al público a salirse del camino fácil y contribuir a refundar la institución teatral: sin máscaras, como el desnudo rojo y resucitando bajo la arena.


¡Ay! ¿Dónde está este teatro?