dijous, 25 d’octubre de 2018

Michael Connelly (2003) Cuesta abajo. Barcelona: RBA. Traducción de Antonio Padilla


Dos casos paralelos que contrastan y un inspector, Harry Bosch, para quien "todas las personas cuentan, o bien no cuenta ninguna" Es igual el hijo de un senador que el huérfano maltratado que se ha convertido de víctima en verdugo.

El inspector tiene habilidad y experiencia para sortear los politiqueos y hace buenamente lo que puede con su vida privada. 

Harry Bosch es un héroe anónimo sin ínfulas que sabe disfrutar de la comida rápida, de la buena conversación y de la música de Chet Baker. Escucha Night Bird y, aunque esconda una vida maldita, es capaz de mirar al cielo y decirse que es uno de esos días en los que parece que se pueda ser capaz de volar sobre Los Ángeles.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada