diumenge, 3 d’abril de 2016

Manuel Vicent, "Tuercebotas", El País del domingo 3 de abril de 2016

La lectura de la columna de Vicent es un hito del domingo.

Hoy es una especie de una oda a la vivencia de meter los pies en unos zapatos nuevos e incómodos, todo lo contrario de las confortables botas viejas.

Escultura de Héctor Lombana en Cartagena de Indias dedicada al poema de Luis Carlos López, "A los zapatos viejos"

Como suele, a base de analogías, va despertando la metáfora dormida que hay en la expresión "ser un tuercebotas" y aplica el término a la incapacidad de negociación de cuatro políticos actuales que no creo necesario mentar.

Hay que buscar "la horma intermedia" y esperar que se amolde a los distintos pies, como los antiguos "recios zapatos de Segarra".


Si no quieren ser unos inútiles tuercebotas, los políticos deben encontrar la horma de su zapato, incluso a costa de levantar ampollas.



Magistral.