dilluns, 24 d’abril de 2017

Marc Rosich (2017) A tots els que heu vingut. Tarragona: Arola (Teatre contemporani)


La magnífica introducció de Martí Sales proporciona una dimensió universal a lobra agafant com a fil conductor el resum de la història de la humanitat de Yuval Noah Harari i donant valor a limaginari col·lectiu:

Quina va ser largamassa cognitiva que ens agermanaria per sempre? La construcció lingüística dels mites comuns.

I a aquestes pàgines i a lescenari del TNC tenim la crítica dalguns dels mites de la societat catalana actual que sofega com la senyora Magda Casals a la qual li continuen enamorant els estafadors i que podia ser parenta llunyana del Sr Esteve venedor de betes i fils.



La vella senyora ha perdut el nord des que sap que el gran pare de la pàtria sha venut per alguna cosa més que un plat de llenties i ha deixat un país podrit i sense aire.

Sap que ara cal netejar-lo bé:

Molt llorer caldrà ara perquè tot quedi net. Zim-zam, zim-zam. No nhi haurà prou en tot el país.

La Magda Casals, dels Casals de tota la vida, al final de la vida agafa una lúcida bogeria que sempre es agraïda al teatre i a la vida. Sort en té dels moments onírics que li proporcionen les cançons de Núria Feliu que són un contrapunt irònic potent i que prenen un sentit profètic:

Quan es capgira el món
i els antics dogmes ja no ho són,
qui pot creure que encara val igual,
un amor total?



Per això la pobra dona necessita constantment linhalador i que corri laire. Per això morirà ofegada.

Però primer ha de donar la recepta de les magdalenes que un dia van agradar al prohom a la néta i ha de redactar una carta ajudada pel sense sostre que volia somiar sobre la gespa del campus de Bellaterra i no encadenar-se a res. Ara aquest home goliard sense res ni ningú, és al seu costat per fer li passar els semàfors que amb les seves filles només troba en ambre i en vermell".

Les filles cada una amb la seva dèria i que no reconeixen a lantic amic i alguna cosa més. La Clara ha deixat la seva filologia reduïda a la Norma i la Sandra la seva vocació per la fotografia amb la qual vol captar lànima dels objectes en una manera comercial de guanyar-se la vida. Sort nhi ha que encara percep que arrencar el parquet i deixar a la vista lantic paviment hidràulic és un alliberament.



Tant el lector com lespectador saben que el parquet és la crosta podrida i falsa de la societat indecent que vol que quedi curiós un pis o un país.

Potser encara queda una esperança i encara som a temps de deixar-nos de placebos... i de construir... sobre nous fonaments... menys trontollants... un somni de veritat.

Sí, és clar!

Això és el que ens agradaria a tothom. Això és el que, de nens, ens hauria agradat que la mama ens digués a cau dorella. Però ja ens hem fet grans.

Bravo! Calia posar en solfa tragicòmica lesperpent nacional.




dijous, 20 d’abril de 2017

Pere Martí, Rodolins, rodolins. Barcelona: Barcanova



Per regalar aquest Sant Jordi als més petits, fins i tot abans de tres anys, recomano la col·lecció Rodolins, rodolins d'editorial Barcanova. 

El textos de Pere Martí,  que l'encerta com sempre, preparen el camí a la poesia i les imatges combinen amb gràcia i oportunitat la fotografia i la il·lustració, dues versions de la realitat.


Llibres per mirar, per explicar i per llegir amb lletra lligada i majúscules. 

També llibres per jugar-hi.



dimarts, 18 d’abril de 2017

Cristina Fernández Cubas (2015), La habitación de Nona. Barcelona: Tusquets (Andanzas, 855)


Sugerir y desvelar, sorprender sin engañar, tener los pies en el suelo y en los cuentos tradicionales, ilusión y realidad: caras de una misma moneda. Todo esto y más son los cuentos de Cristina Fernández Cubas.

Las pescadillas que se muerden la cola son como Nona que “se enrosca como un dragón protegiendo su secreto” que no es otro que el de la narradora.

Alicia cae al país de los horrores y se convierte en una muñeca en manos de un Barba Azul.

Una niña se identifica con la figura enigmática de una pintura y aflora un misterio quizás terrible. Ante la imposibilidad de actuar sólo queda escribir un cuento.

La Reina de las Nieves se trasmuta en “Barbro, ojos del Norte”, madrastra que hiela todo lo que toca con sus hilos de araña. Sólo queda el consuelo de la venganza póstuma de las desheredadas del Sur.

Emprender una nueva vida puede ser aprender a viajar atrás en el tiempo, saber respetar lo que fuimos y regresar.

Y, por último, el regalo de una llave secreta para entrar en el mundo que desees, sea el de los Wasi-Wano o los mundos sutiles “ingrávidos y gentiles/ como pompas de jabón” de los que nos habla Antonio Machado y que Fernández Cubas transforma en fantástica y espléndida literatura.




dimecres, 5 d’abril de 2017

María Paz Battaner Arias (2017), Algunos pozos sin fondo en los diccionarios. Madrid: RAE




El tema que ha escogido Paz Battaner para su discurso de ingreso en la Real Academia Española es a la vez lingüístico, filosófico y social.

Se necesita toda una vida de fértil dedicación, lucidez y valentía para hacer una propuesta de cómo poner orden y concierto en el tratamiento que dan los diccionarios monolingües a palabras del tipo de: sorpresa, emoción, gratitud, entusiasmo, disposición, misericordia, perplejidad o paz. Estos sustantivos abstractos son nada más y nada menos:

“palabras que nuestra especie necesita para inventarse la vida, para acompañar y dar orientación a la vida, para otorgar estatus de realidad a esta vida.” (P. 12)

No intentaré resumir la propuesta de las plantillas que podrían usarse para sistematizar y mejorar la calidad de uso de los diccionarios que la flamante y muy digna ocupante de la silla s nos hace con sabia prudencia.

Sólo voy, como es mi mester en estas páginas virtuales, a rastrear las metáforas que jalonan el magnífico texto de la doctora Battaner que sabe muy bien lo escurridizos que son estos términos:

“La palabra paz podría recibir todos los hiperónimos recogidos en un diccionario para reflejar las muchas irisaciones que toma en su actualización en el discurso” (P.77)

Esas voces que nos ayudan a guiarnos tienen matices tornasolados, presentan muchas facetas, tienen un significado “opalino”. La magia del ópalo que cambia de color con la luz me recuerda aquel aforismo medieval:

Las piedras y las hierbas tienen virtudes, pero más tienen las palabras.

Por ello son escurridizas, necesarias y atractivas, por esto, Paz Battaner las viene:

acechando desde la semántica, la gramática y la lexicología, aunque el significado se me disuelve en el sentido.” (P. 99)

Para conseguir atrapar este significado muchos especialistas han decidido acudir a metáforas conceptuales, ya plenamente aceptadas en el sentido específico correspondiente a la disciplina, como: marco, esquema, fondo o dominio.

En otras ocasiones están en proceso de lexicalización como cuando Goddar y Wierzbicka hablan del término defenestración en su paso del sentido recto al figurado como “experiencias preempaquetadas” de fácil reutilización. O cuando se sugiere que los diccionarios tiene que “arañar leves matices de significados” o cuando se habla de  explotación de la palabra” para explicar su uso estilístico o creativo.

Sabido es que, como decía Ortega y Gasset, la metáfora es una herramienta, una caña de pescar para atrapar el conocimiento.

Pero volvamos a las imágenes a las que recurre la Excma. Sra. Battaner, principalmente las que le sirven para estructurar su valiente discurso hacia los pozos sin fondo, por caminos que se bifurcan y que vuelven a encontrarse, que bajan y suben hasta la “cima de la torre” que necesita del refuerzo de la semántica y de la sintaxis para hacer más sólido el irisado significado:

“Las relaciones semánticas y sintácticas hacen más estable, refuerzan la cima de la torre, impiden que se desmorone tan rápidamente como habíamos visto al intentar entrar en la definición de emoción con que habíamos comenzado.” P. 100

Me viene a la imaginación un bien construido castillo de naipes, etéreo y sutil. Cada palabra es una carta de valores cambiantes según el contexto, el juego y la variopinta sociedad que juega. Para captar el valor de cada pieza se debe ser sagaz y para colocar cada una de la mejor manera, muy hábil.  Sabemos que en algún momento caerá el castillo de naipes, como se derriban múltiples usos sociales, pero mientras tanto hay que jugar en serio, atrapados por el reto sintiendo:

“…el secreto o misterio que hoy todavía encierra la lengua y que me atrae con fuerza.” (P.123)

La metáfora que más me cautiva es la que toma como fuente al mítico Proteo de las mil caras. Los sustantivos abstractos son como él, protéicos:

“… ofrecen aportaciones semánticas insaciables, resultan ser una inagotable fuente de recursos léxicos, de manera que, cuando se quiere llegar a describirlos se muestran con una profundidad sin fin: la inagotable realidad inventada. “

Los versos de Borges sobre Proteo nos indican que hemos llegado al fondo sin fondo del pozo: a la palabra poética.

Urgido por las gentes asumía
La forma de un león o de una hoguera
O de árbol que da sombra a la ribera

O de agua que en el agua se perdía.


Y remata la académica Battaner:

“En los pozos sin fondo, también el agua se pierde entre más agua.” P. 119.

Afortunadamente nos queda la irisación opalina de sus virtuosas palabras.